Cómo cuidar una cala

Las famosas calas son unas flores muy bonitas y que dan un toque de elegancia allá donde están. Pero lo que la gente que no las tiene no sabe, es que deben de tener un cuidado especial para que dejen ver la flor en todo su esplendor.

Las calas suelen florecer desde primavera a otoño y suelen estar con los cuidados necesarios bien perfumadas. Para que tus calas sean perfectas te vamos a dar alguno trucos para conseguir cuidar un cala.

La luz necesaria para la cala debe ser baja. Normalmente el exceso de luz no les gusta ya que puede estropearse y prefieren la zonas de sombra o semisombra. Está claro que les tiene que dar luz pero no la expongas en zonas donde le da directamente.

Llevan bien el frío pero lo que deberás tener en cuenta es que si vives en zonas donde en invierno hay muchas heladas, deberás poner especial cuidado en esa época del año ya que una helada puede tirar por tierra el cuidado que le has dado antes.

La cala necesita mucha humedad, por lo que debes regarla con asiduidad pero no la ahogues. Simplemente cuando veas que su tierra está algo seca vuelve a regarla. Para su mayor crecimiento lo mejor  es tener tierra fértiles y húmedos.

Con la llegada del otoño las flores se marchitan, por lo que deberás quitarlas para que puedan florecer las nuevas. Si por el contrario no las tienes en maceta y las tiene en un jarrón con agua, deberás cambiar esta a diario.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Jardín
Ultima modificación: 07/05/2012