Cómo cuidar una orquídea.

Te damos los pasos para cuidar esta planta tan especial.

Las orquídeas como cualquier planta necesitan unos cuidados especiales para que puedan crecer y conseguir unas flores bonitas, y todo ello depende de cómo las trates a lo largo de su crecimiento.

  1. En primero lugar siempre deberás regarlas por las mañanas. Este tipo de plantas como muchas otras no les gusta dormir con agua, ya que no trabajan de noche y lo único que puedes provocar es que les salgan hongos por la cantidad de agua expuesta. Deberás tener en cuenta que el agua variará según el lugar donde estén plantadas. La cantidad no será la misma si la planta está en un macetero pequeño que en uno muy grande.
  2. La luz es otro de los principales cuidados de esta planta. No debe ser excesiva, si es así, la planta te lo dirá poniendo sus hojas amarillas o  aparecerán quemadas. Si por el contrario es poca luz la que le ofreces, sus hojas se pondrán de un color verde oscuro.
  3. Debes trasplantarla cada dos o tres años. El tiempo lo determinarás tu ya que a la vez que crecen, lo hacen sus raíces, por lo que si ves que ha crecido mucho seguro que sus raíces están sufriendo dentro de un tiesto pequeño.
  4. Además de esto, deberás evita la brisa directa con la planta, utiliza fertilizantes cada medio año, además de que cada dos semanas más o menos debes poner abono especial de orquídeas para su perfecto crecimiento, y sobretodo debes revisar las flores y hojas para asegurarte de que no existan plagas como puedan ser de insectos que quieran hacerla daño.
  5. Debes recordar que el cuidado excesivo también puede producir malestar a la planta y en vez de cuidarla lo único que conseguirás es todo lo contrario. Son ellas mismas las que te avisarán de los cuidados que necesitan.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Jardín
Ultima modificación: 07/05/2012