Son esparcidas por el viento todas las semillas

Las plantas han desarrollado diversos métodos de dispersión de semillas, ya que la madre naturaleza encuentra una forma de renovarse a sí misma a través de los distintos métodos para llevar las semillas de un lugar a otro.

El viento es un método común de dispersión para muchas variedades de plantas. Los dientes de león son las plantas más conocidas que usan este método. Las semillas están encapsuladas en una cubierta que atrapa el viento y las hace flotar en el aire, recorriendo distancias que pueden ser desde un par de pies hasta varios cientos de yardas. Los tipos de dispersión por viento se dividen en distintas categorías: planeadores, paracaídas, helicópteros y “tumbleweed”.

Algunas plantas producen pequeños ganchos que se atoran en el pelaje de los animales cuando pasan cerca. Un ejemplo común es la planta del lampazo. En algún momento, las semillas caerán del pelaje del animal, en algunos casos, las semillas que el animal transporta pueden viajar millas desde la planta donde fueron recogidas.

Los guisantes, la lluvia de oro y el tojo son plantas que usan métodos de ruptura para distribuir sus semillas. Las semillas crecen dentro de una vaina que en algún momento se romperá para liberar las semillas alrededor de la base de la planta. Esto método de dispersión no transporta las semillas muy lejos de la planta; en lugar de ello, mantiene la especie y las plantas subsiguientes en la misma vecindad.

Los cocos son el principal ejemplo de la dispersión por agua. La fruta es a prueba de agua y a veces los árboles de coco crecen cerca de fuentes de agua, como un río o un arroyo. La semilla cae al agua y puede ser transportada a través de millas de distancia. En algún momento, la semilla alcanza la tierra o los bancos de arena y comienza a crecer.

El método de caer y rodar es otro método de dispersión de semillas. La castaña de Indias es una planta que utiliza este método. Las semillas están atrapadas en una cubierta especial; cuando las semillas caen del árbol, la cubierta se abre y la semilla usa la fuerza de la caída para transportarse a varias yardas de distancia del árbol de donde cayó.

Muchos de las frutas que comemos frecuentemente usan a los animales como método de transporte. Frutas como las moras, los tomates, los nísperos y otras frutas carnosas usan el sistema digestivo de los animales. En la naturaleza, los animales consumen la planta junto con sus semillas que pasan a través del sistema digestivo sin sufrir ninguna alteración. Una vez que el animal las evacua, las semillas habrán sido transportadas muy lejos de donde crecieron y estarán rodeadas de fertilizante.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Jardín
Ultima modificación: 12/21/2012