Como ahorrar al comprar ropa

¿Cómo adquirir todo lo necesario para tener un buen ropero, y arreglárselas a la vez para gastar poco? Aunque usted no lo crea hay algunos sencillos trucos que le permitirán realizar ese “milagro”. ¿Cuáles son? Uno de los más importantes, por ejemplo, es acostumbrarse a ir a rebajas y realizaciones, ¡y aprender a comprar en ellas! Y como éste, hay otros detalles que la ayudarán a obtener lo necesario sin salirse de su presupuesto. ¡Aprenda aquí algunos de los “secretos”!

Consejos

  • No se limite a una tienda, por mucho prestigio que tenga. Antes de salir realmente de compras, visite varios establecimientos para compa­rar precios y calidades. Ciertamente que se cansará un poco y le resultará aburrido, pero es el único modo de averiguar los precios promedios y po­der reconocer una buena rebaja (o darse cuenta, por el contrario, si una tienda está cobrando demasiado).
  • Esté al tanto de la moda para evi tar comprar (aunque sea con des cuento) lo que ya nadie usa. No deje de repasar las revistas de modas para conocer los últimos estilos, y lleve recortes de lo que más le guste cuan do vaya de compras. Para asegurar se, visite las tiendas más exclusivas y fíjese en los escaparates de “boutiques” y establecimientos más caros y de más prestigio (luego, claro, vaya a comprar donde mejor le convenga).
  • No compre una prenda, por barata que esté, sólo porque le parece “pre­ciosa”. Una blusa, por ejemplo, re­bajada a mitad de precio, no le servi­rá de mucho si no viene bien con las piezas de su guardarropa o si es de un estilo que no le sienta o que no tiene ocasión de usar.
  • No piense que todo lo que se con­sigue en una tienda de descuento vale la pena. Examine bien una pren­da antes de comprarla para ver si está en buenas condiciones, y pre­gúntese luego si tiene bastante uso para ella.
  • Tenga cuidado. Antes de comprar una pieza, infórmese con los vende dores si puede cambiarla por otra o devolverla en caso de que la encuentre defectuosa. Si no es posible hacerlo, asegúrese de que le queda bien y de que está en perfectas condiciones antes de llevarla.
  • Generalmente, al final de cada es­tación, se hacen ventas con grandes rebajas de la ropa de la temporada. Esté al tanto de ellas, sobre todo las de los grandes establecimientos.
  • Y hablando de grandes estableci­mientos, en muchos de ellos se cele­bran ocasiones especiales rebajando la mercancía. Lea siempre los avisos en los periódicos, y prepárese con anticipación.
  • La mejor hora para comprar cuando hay ventas con descuento? Temprano en la mañana. No sólo estará fresca y descansada, sino que conseguirá además una mejor selección en la mercancía.
  • Si la mercancía en rebaja está marcada como “irregular” o defec­tuosa, no deje de examinarla por to­das partes con cuidado hasta que descubra dónde se encuentra el pro­blema. Por lo regular el defecto es muy pequeño, pero nunca lleve la prenda sin averiguar primero de qué se trata.
  • Entre los muchos defectos que puede tener una pieza (unos más “problemáticos” que otros), tal vez los más fáciles de solucionar son una costura abierta o un dobladillo suelto, cosa que cualquiera puede arre­glar con hilo y aguja. Si a la pieza le falta un botón, probablemente tenga que cambiar la botonadura completa (es difícil que encuentre un “compa­ñero” exacto). Fíjese en las prendas tejidas, para ver si tienen hilos suel­tos, agujeros o desgarrones. Los hi­los sueltos por lo regular pueden ocultarse tirando de ellos por el re­vés. Los agujeros o desgarrones son más difíciles de arreglar y, si son muy grandes, casi nunca la prenda queda perfecta. Si una pieza se ha rebajado porque está ligeramente sucia, ob­serve la clase de tela. Si es algodón probablemente quede bien limpia, ya que puede restregarse con fuerza sin que se deteriore. Si es de poliéster, o de cualquier otro tejido sinté­tico, resulta más difícil de limpiar, pues las fibras absorben totalmente la mancha y casi siempre queda al­guna marca.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Moda
Ultima modificación: 06/22/2012