Cómo alargar la vida de su ropa

¡Proteja la inversión que ha hecho al comprar su ropa! ¿Cómo? Procurando que dure lo más posible mediante algu­nas reglas muy sencillas.

Sugerencias

  • Si puede, cuelgue la ropa a secar des­pués de que la lave. El calor de la secado­ra, con el paso del tiempo, va debilitando la tela y destiñendo el color (especial­mente los tonos más oscuros). Si tiene que usarla, procure graduarla a la tempe­ratura más baja posible.
  • Use cloro o lejía si es necesario… pero solamente de vez en cuando. El exceso de cualquiera de ellos termina debilitan­do los tejidos,
  • No cuelgue las prendas tejidas ni las de punto, ya que correría el riesgo de que se estiraran y se deformaran. Dóblelas a través de un perchero o, todavía mejor, dóblelas cuidadosamente y colóquelas en una gaveta.
  • No guarde nunca en el closet la ropa sucia. Lávela siempre antes de guardar­la, y conserve en los closets y armarios bloquecitos de cedro, bolas de naftalina o “remedios” similares para ahuyentar las polillas y otros insectos.
  • Si le cae una mancha en la ropa, elimí­nela lo más rápido que pueda. Si la deja permanecer mucho tiempo, es probable que se fije en la tela y le resulte luego casi imposible hacerla desaparecer por com­pleto. Si no tiene tiempo de lavarla de momento, aplíquele por lo menos un qui­tamanchas y enjuague bien

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Moda
Ultima modificación: 06/22/2012