Cómo puedo aprender a tocar duduk

El sonido grave del duduk semeja el hablar pausado y sabio de un hombre que ha vivido mucho, como el pueblo armenio. En sus notas hay algo de melancólica nostalgia, tal vez por los días en que, según suponen, el arca de Noé navegaba sobre la tierra anegada en agua del diluvio purificador. La belleza casi triste de sus notas contrasta con la sencillez de su forma, que parece flauta de pastorcillo y no un legendario instrumento, tan antiguo como la población que lo creó.

El duduk armenio pertenece a la familia de los aerófonos, y aunque los primeros se fabricaron a partir de hueso y caña hace cerca de 3 mil años, en la actualidad de obtiene exclusivamente de la madera de damasco o albaricoque.

El dominio del instrumento rebasa en los días de hoy las fronteras armenias, al igual que la mayoría de las expresiones culturales autóctonas, y cuenta con numerosos seguidores en todo el mundo que se sienten fascinados por el tono y las melodías que produce, incluso se aventuran a tocarlo.

Quizás lo más complicado para quienes se inician, sea alcanzar la técnica de la respiración circular que se usa para no cortar el sonido debido a la respiración. Se obtiene al almacenar una bocanada de aire y soplarlo a la vez que se inhala otro poco por la nariz, y luego se exhala desde los pulmones. En este sentido ayuda mucho, observar a los intérpretes profesionales y ejercitar la técnica individualmente hasta que sea dominada.

En cuanto a las particularidades del instrumento, es importante conocer que posee una gama reducida de solo ocho notas cromáticas, lo que disminuye la complejidad de las composiciones en comparación con otros instrumentos de viento, pero igualmente es necesario estudiar el funcionamiento de la escala y la función de los agujeros. Además, cuenta con una boquilla de lengüeta doble sobre la que se cierran los labios del ejecutante, sin poner los dientes ni dejar espacios abiertos.

Es trascendental cuidar por una postura correcta a la hora de interpretar el duduk para que el aire fluya desde el diafragma a través del cuerpo sin dificultad y sea posible ejecutar el sonido mantenido que caracteriza al instrumento armenio.

Las primeras incursiones son como un viaje desconocido en el que la experimentación es el mejor consejo. Juegue con el instrumento e intente obtener sonidos sencillos, luego mediante el estudio y la práctica constante perfeccionará las digitaciones y escalas, así como el sonido constante.

Comprender el sonido del duduk y aprender de su sencillez, es una buena manera de acercarse a una cultura desconocida, fascinante, y también de conocer la esencia misma de un pueblo grande como el armenio.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Música
Ultima modificación: 05/08/2013