Cómo mantener a nuestro gato sano y limpio

Mantener a tu gato sano y limpio le procurará una larga y feliz vida. Una buena alimentación y un aseo adecuado mantendrá a tu gato en las mejores condiciones.

Los gatos son animales muy limpios a los que fácilmente se les educa para que hagan sus necesidades en un cajón de arena. A la tercera semana de vida ya suelen hacerlo. Normalmente entierran sus excrementos en la arena lo que disimula el olor. De todos modos, es necesario retirar diariamente los excrementos y añadir arena nueva cuando se requiera. El cajón de arena debe colocarse en un sitio tranquilo y apartado.

El gato se limpia a diario lamiéndose el pelaje. A los gatos de pelo largo se les debe cepillar para que no se le formen nudos y para que no trague demasiado pelo al acicalarse él mismo, pero no es necesario ayudar en esa tarea a los gatos de pelo corto. El cepillado se realiza cuidadosamente, primero en el sentido del pelo, luego a contrapelo y, para terminar, de nuevo en el sentido del pelo.

De vez en cuando, si el gato está muy sucio, conviene darle un baño. No se les puede bañar con champú normal porque les puede irritar la piel, es mejor comprar un champú especial en las tiendas de mascotas o las clínicas veterinarias que, además, les protegerá de los parásitos. Utiliza agua templada y no le metas la cabeza bajo el agua. Después del aclarado, seca al gato y peínalo. Controlar el estado de los oídos del gato y limpiarle los ojos regularmente protegerá a nuestro gato de infecciones.

La alimentación debe ser equilibrada y acorde con el gasto energético del gato. Este gasto energético varía dependiendo de la actividad y la edad de nuestro gato. También es necesario que el gato disponga siempre de agua fresca.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Naturaleza
Ultima modificación: 07/20/2012