Consejos para introducir un nuevo gato en la familia

Algunos gatos son más bien solitarios pero otros, sobre todo si pasan mucho tiempo solos en casa,se aburren. Un compañero de juegos puede ayudarle a vivir mejor. Si tienes un gato y has decidido buscarle un compañero felino, debes considerar qué problemas puede acarrear introducir un nuevo gato en la familia.

Al introducir un nuevo gato, tu gato, que hasta entonces era el único de la casa, puede sentirse celoso. En estas situaciones, el gato que estaba antes en casa puede dejar de comer o empezar a hacer pis o defecar fuera de su arena. Para facilitarle la adaptación, debes procurar que ambos gatos tengan el espacio suficiente para evitarse mutuamente cuando ellos lo deseen y colocarle al nuevo la comida y su arena en un sitio distinto, alejado del primero.

Los gatos también pueden convivir con otros animales. Si tenemos un perro y queremos introducir un gato en la  familia, pueden entenderse si el perro tiene buen carácter. Esto no funciona igual a la inversa, porque un gato que ha vivido siempre como el rey de la casa, dominará a un perrito que intentemos introducir en la familia. Con las cobayas puede llevarse bien, pero a los hámsters y ratones los verá siempre como presas. Igual les ocurre con los periquitos, canarios y otras pequeñas aves aunque, por supuesto, hay excepciones.

Lo que tarde el gato en adaptarse a la nueva situación dependerá de su temperamento. Hay gatos temerosos y tímidos que se esconden. Es conveniente dejar a estos gatos que se acostumbren a su nuevo hogar a su ritmo, sin obligarles a salir de su escondite. También hay gatos difíciles que arañan o muerden cuando se les intenta coger. Si esto ocurre, no cojas al gato, dale tiempo hasta que confíe en ti.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Naturaleza
Ultima modificación: 07/20/2012