Preservar la naturaleza: alternativas a los árboles de Navidad

El origen de la tradición del árbol de Navidad es confuso, puede que comenzara cuando los primeros cristianos que llegaron a Europa se pusieron en contacto con las tradiciones bárbaras. Los bárbaros celebraban el nacimiento de uno de sus dioses adornando un árbol.

La tala de árboles silvestres para decorarlos en Navidad perjudica al medio ambiente, por esto lo mejor es usar un árbol cultivado no talado o un árbol artificial.

Existen árboles artificiales fáciles de montar. Sus ventajas son múltiples: no hay que cortar un árbol para tener uno, duran muchos años y puedes encontrarlos de muchos colores.

El cultivo de árboles de Navidad afecta positivamente al medio ambiente, liberan oxígeno y evitan la erosión del suelo. Pero, ¿por qué talarlos si son beneficiosos para la naturaleza?

Si quieres usar un árbol natural para decorarlo, no lo tales ni compres uno talado, usa un árbol vivo. Hay empresas que venden árboles vivos, en su maceta, para decorarlos en Navidad. Luego los recogen y los plantan en la naturaleza. Usando un servicio como éste, podrás disfrutar de un bonito árbol de Navidad natural y además estarás ayudando a proteger el medio ambiente.

De todos modos, recuerda que un árbol de Navidad es sólo un símbolo, así que puedes pensar una alternativa más personal, original y ecológica para tu árbol. Si tienes hijos, implicarlos en la elaboración de un árbol de Navidad con materiales reutilizados puede ser una experiencia muy enriquecedora para ellos. Usa elementos de cartón, papel, plástico, vidrio y otros materiales que puedan ser reciclados si decides que te desharás de él tras la Navidad.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Naturaleza
Ultima modificación: 07/20/2012