Remedios sencillos para evitar la caída de las plumas

Algunas aves, en ciertas etapas de su vida, pierden las plumas. Este cambio de plumaje es natural. Pero otras veces, las aves pierden sus plumas por motivos anormales. Los tres motivos más comunes por los que las aves pierden las plumas son: la falta de nutrientes, el estrés y los parásitos. Puedes evitar la caída de las plumas previniendo estas situaciones.

Puede que la alimentación de tus aves sea deficiente. Para prevenir la carencia de vitaminas, un remedio casero es echar un poco de zumo de limón en el bebedero de tus aves, mezclado con el agua. Aunque también venden alimentos especiales en las clínicas veterinarias y las tiendas de animales con un aporte extra de vitaminas y que también previenen el déficit de aminoácidos saturados.

Muchas aves pierden sus plumas por problemas psicológicos. El estrés tiene como consecuencia la liberación de corticoides naturales que provocan la caída de las plumas. Otras veces, las plumas son arrancadas por las propias aves, y pueden llegar a romperse las uñas y hacerse heridas también. Es común que las aves en cautividad sufran aburrimiento, soledad, estrés o frustación sexual. Es necesario conocer bien las necesidades de tus aves para poder satisfacerlas. Un veterinario o el personal de una tienda especializada puede asesorarte sobre las necesidades específicas de cada una de las especies.

Los parásitos también provocan la caída de las plumas. Producen picor y estrés a los pájaros y, como consecuencia, se les caen las plumas. Si sospechas que tus aves tienen parásitos, llévalas al veterinario.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Naturaleza
Ultima modificación: 07/20/2012