Cómo aumentar tu capacidad pulmonar

La capacidad pulmonar es un cálculo inferido a partir del volumen pulmonar obtenido por espirometría, y se refiere al volumen de aire asociado a las diferentes fases del ciclo respiratorio. La capacidad pulmonar promedio en los adultos es de unos seis litros, aunque durante la respiración se emplea solo una fracción de dicho número.

Aunque la información hereditaria establece los límites potenciales de la capacidad pulmonar, un número de factores ambientales controlables pudieran modificarla a favor o en contra. Veamos algunas de ellos.

Altitud. Las personas que desarrollan su vida en las altas montañas tienen mayor capacidad pulmonar que el resto de los individuos, pues necesitan aspirar más aire para obtener el oxígeno necesario. Esta capacidad no es solo innata, sino también puede adquirirse, por lo que residir en lugares notablemente elevados pudiera redundar en una mayor capacidad pulmonar.

Salud. Varios factores redundan aquí a favor o en contra de la capacidad pulmonar. Las enfermedades obstructivas como el asma, enfisemas y tumores la disminuyen notablemente, al tiempo que una buena salud general la facilita y amplía.

Ejercicio físico. La práctica sistemática de ejercicios físicos incide favorablemente en la capacidad pulmonar, pues durante su ejecución las células demandan mayor oxigenación. El efecto estimulante del ejercicio físico sobre el sistema cardiorrespiratorio es muy notable, redundando en beneficios permanentes.

Hábitos de vida. El consumo de cigarrillos, alcohol, drogas, estimulantes del sistema nervioso y medicamentos mal administrados o en exceso disminuyen la capacidad pulmonar. En cambio, un estilo de vida balanceado, con una nutrición suficiente tanto en calidad como en cantidad, favorecen desde la infancia al desarrollo óptimo de las capacidades pulmonares genéticas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/29/2012