Cómo calcular tu ritmo cardíaco proyectado

Controlar el ritmo cardíaco resulta de suma importancia durante la realización de ejercicios físicos. La velocidad a la que late el corazón refleja la necesidad de oxígeno a nivel celular, lo cual a su vez depende del gasto energético al que está sometido el organismo, entre otros factores.

Pero con los años los máximos aconsejables del ritmo cardiaco disminuyen. Es por ello que la fórmula para calcular la eficacia del ejercicio físico mediante el cálculo de las pulsaciones cardiacas por minuto (170 menos la edad) tiene en cuenta los años cumplidos.

Por ejemplo, para un hombre de 60 años de edad, las pulsaciones cardiacas máximas recomendables por minuto serían de 110, según la fórmula anterior. Pero como durante el ejercicio resulta muy engorroso detenerse a contar las pulsaciones durante todo un minuto, se estima dicho cálculo sobre la base de 5 o 10 segundos.

Dividiendo 110 entre 60 segundos (1.83), se podrá extrapolar dicho valor a cualquier lapso deseado. Si decidimos hacer la medición del ritmo en 5 segundos, multiplicamos 1.83 x 5 = 9.15

Significa que el mencionado hombre de 60 años, cuyo ritmo cardiaco no debe superar los 110 latidos por minuto, podrá calcular si está haciendo ejercicios físicos de manera efectiva contando sus latidos en 5 segundos. Siempre que no pasen de 9, estará dentro de los parámetros recomendados para su edad.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/29/2012