Cómo cuidar los senos durante la lactancia

Muchas mujeres cuando dan a luz se encuentran con el gran debate de si amamantarles o por el contrario darles biberón. De todas las maneras, muchas veces los pezones o senos no se encuentran en las mejores condiciones ya que se irritan, tienen grietas y el momento de darles de mamar se puede convertir en una sensación muy dolora. Para que esto no ocurra deberá tener en cuanta algunas pautas para poder sobrellevar lo mejor posible estas situaciones.

Cuidado de los senos

En primer lugar la higiene y lubricación es muy importante para que no haya dolor. Siempre que finalices de amamantar a tu hijo debes limpiar los senos con una compras y secarlos con otras limpias.

Utiliza protectores para tu pezones, y evita que la te roce directamente estos. Cambia los protectores bastante a menudo. Si los tienes húmedos, debes secarlos correctamente para que así no se resequen y formen grietas. Si tienes grietas, lo que debes hacer es comprar protectores de silicona, ya que se curan mas fácilmente o hidratarlos con tu misma leche, ya que tienen propiedades cicatrizantes.

Retira el exceso de leche si tienes demasiado, lo primero coge una toalla, humedécela en agua caliente, y cuando los notes más blancos presiónalos con delicadeza para que salga la leche. Esta la puedes guardar en un recipiente esterilizados para dársela más tarde al bebé.

Rota cuando vayas a amamantar, no les des siempre con el mismo pecho.  Debes colocar al bebe de forma que te pueda succionar cogiendo el pezón y aureola por completo, para así evitar que escoja solo el pezón y te lo lastime.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 10/16/2012