Cómo curar la dermatitis atópica

Esta es una dolencia mayormente pediátrica y en general benigna, pero su origen multifactorial y posibles complicaciones infecciosas requieren de la atención facultativa, debiendo evitarse los tratamientos caseros que no estén supervisados por el médico.

Sin embargo, algunas recomendaciones generales resultan útiles para controlar los síntomas, mientras se investigan las causas profundas que pueden ir desde alérgicas y autoinmunes hasta constitucionales y metabólicas. Acá les van algunas.

  • Evitar el contacto con productos secantes de uso corporal, incluyendo jabones, detergentes, champús y talcos.
  • Aplicar baños de inmersión tibios para mantener la piel húmeda.
  • Emplear humectantes después del baño para mantener la hidratación de la epidermis el mayor tiempo posible.
  • Evitar las temperaturas elevadas y el contacto del paciente con la luz solar directa, pues el calor suele ser un irritante fuerte en estos casos.
  • Mantener la humedad ambiental sobre lo alta mediante humidificadores, de ser posible.
  • Vigilar la reacción del paciente a los alimentos, pues se ha comprobado que algunas comidas de elevada acidez como los cítricos y las solanáceas (papas, tomates, berenjenas) acentúan la irritación. Tampoco son aconsejables los alimentos ricos en histaminas –langostas, camarones, moluscos, fresas- o en sustancias excitantes –café, té, chocolate-
  • Evitar a toda costa el rascado, pues es la vía más expedita para contraer infecciones, algunas de las cuales como las virales pudieran complicar gravemente la situación.

En todos los casos, seguir al pie de la letra las indicaciones del facultativo, que determinará si resulta necesaria o no la aplicación de antibióticos tópicos.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/27/2012