Cómo quitar un pelo encarnado

Como mamíferos cubiertos de pelos, en cualquier parte del cuerpo puede encarnarse alguno de ellos. Todo acontece cuando el vello no logra proyectarse hacia el exterior de la piel y queda retenido dentro de ella, provocando una infección puntual sin mayor importancia pero muy molesta.

Los vellos encarnados en la zona púbica tienden a ser más difíciles de tratar, porque su grosor es mayor. También los que aparecen en la barba de algunos varones jóvenes son de arduo tratamiento y se confunden con el acné juvenil. Pero en general, podemos afrontar un vello encarnado de las siguientes maneras.

Ablandamiento. El empleo de compresas de agua caliente varias veces al día permite que el sebo y el pus que acompañan al vello encarnado se suavicen.

Compresión lateral. Cuando el grano está blando, con las manos bien desinfectadas y empleando la punta de los dedos –nunca las uñas- podemos comprimir suavemente los costados del grano hasta que su contenido salga. Limpiar el pus con algodón mojado en alcohol.

Extracción. Con una pinza de cejas desinfectada tomamos el vello, que por entonces habrá quedado al descubierto, y lo halamos con firmeza para que salga de raíz. De lo contrario volverá brotar.

Limpieza y desinfección. Limpiar toda el área con algodón y dejar que se oree antes de aplicar alguna crema antibiótica. Hacerlo dos o tres veces al día hasta que la irritación haya desaparecido por completo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/27/2012