Cómo tratar el acné con jabón casero

La producción de jabones caseros es cada vez más escasa, quedando reducida a zonas apartadas o a distritos muy pobres. Son más comunes las pequeñas industrias comunales en las que se obtienen varios tipos de jabón semi artesanal.

Según la temperatura empleada en el proceso productivo y el balance entre el contenido de aceites y álcalis, así como el empleo de preservativos y fragancias, estos jabones semi artesanales serán más o menos refinados.

De manera que habrá de tenerse precaución a la hora de comprar jabones caseros con vistas a tratar el acné, prefiriéndose los más secos por sobre los grasos y los de tipo neutro sobre los fragantes.

El acné juvenil se asocia con la seborrea facial de origen hormonal, por lo que responde bien a los lavados diarios con los jabones antes mencionados.

Un lavado profundo con fricción manual, seguido de un enjuague profuso, liberará los poros de obstrucciones seborreicas, facilitando el trabajo de las glándulas sebáceas y sudoríparas en un entorno más secante y esterilizado que favorece la disipación del acné.

En general los jabones comerciales no son tan eficaces contra el acné, pues contienen demasiada glicerina; en todo caso, podría tratarse con los destinados a cutis graso. Algunas espumas limpiadoras faciales como Clean&Clear y jabones líquidos como el producido por Clinique Laboratories permiten buenos resultados, pero a precios muy superiores a los de los jabones semi artesanales.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/19/2012