Cuáles son las causas comunes de un quiste de cejas

Son quistes epidermoides que aparecen con más frecuencia en la cola de la ceja. Surgen de restos embrionarios que se quedan en las zonas de fusión ósea. Se reconocen muy fácilmente. Son indoloros y generalmente no causan más que el defecto cosmético. Pueden existir ya en el nacimiento o no aparecer hasta algunos años después.

Un 60% se desarrollan entre los 15 y los 35 años de edad. Tienen forma de tumoraciones lisas, redondeadas, indoloras, circunscritas, varían en tamaño de 1 a 2 cm o más y pueden ser blandos, pastosos, elásticos o fluctuantes. Están recubiertos por tejidos de apariencia normal y la piel que lo recubre se desliza libremente sobre él. Están libres en los tejidos profundos, solo fijados en su base, a partir de la que pueden ramificarse como cordones.

Debe establecerse el diagnóstico diferencial con el quiste de inclusión epidérmico que tiene un diagnóstico significativo, forma cuerpo con la epidermis, lo que hace imposible que la piel se deslice sobre el mismo. Su aspecto y consistencia es característica y el cirujano infantil lo reconoce fácilmente. A veces son profundos (subperiósticos) por qué se debe abrir el periostio para despegarlos del hueso. Los que tienen un crecimiento progresivo moldean los huesos donde se asientan provocando depresiones visibles y antiestéticas después de su resección.

La cirugía que debe realizarse es un prequirúrgico que incluirá valoración cardiológica y exámenes de sangre, se usa anestesia general inhalatoria. La intervención se hace con una pequeña incisión escondida dentro de la ceja (no hay que rasurar). Los puntos de sutura que se ponen, se retirarán entre los 5 y 7 días. A veces, se producen hematomas que se difunden por declive al párpado superior del ojo. Si esto ocurre puede indicarse un antiinflamatorio de uso pediátrico.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 03/20/2013