Cómo encontrar el norte sin consultar la brújula

Para poder orientarnos es útil saber dónde está el norte. Para esto no es necesario tener una brújula. Si estamos en el campo hay muchas maneras de saber dónde está el norte con cosas que hay en la naturaleza, sea de día o de noche.

De día nos podemos fijar en el crecimiento del musgo en los árboles porque estas plantas, al igual que los helechos, viven en las zonas sombrías y húmedas de los troncos de los árboles que están orientadas siempre hacia el norte. Otro consejo es mirar los anillos de los árboles ya que nos podemos encontrar muchos árboles talados o partidos.

Si nos fijamos en donde están más concentramos los anillos de crecimiento, que es donde más da la luz, sabremos donde está el sur. En las montañas sabremos que las laderas que están orientadas al norte son las que tienen más vegetación y son más húmedas y si hay nieve, esta tarda más en desaparecer. De noche nos podemos orientar con la luna y su fase creciente y menguante. La luna está en fase menguante cuando tiene forma de “c”. Si la luna está en fase creciente sus extremos indican el este y si está en fase menguante los extremos indican el oeste. La Estrella Polar siempre indica el norte. Esta estrella está en la constelación de la Osa Menor que tiene forma de cazo o de carro. Es la última del mango.

Si no reconocemos la Osa Menor, podemos fijarnos en la Osa Mayor que es más grande y sus estrellas brillan más. Si observamos el extremo del mango y contamos cinco veces su distancia, encontramos la Osa Menor y la Estrella Polar.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tiempo libre
Ultima modificación: 03/06/2013